Mujeres Migrantes en Su Ruta Africana

Alianza por la Solidaridad trabaja en Mauritania y en otras partes de África atajando los problemas y afrontando las causas de la migración, no sólo las consecuencias. Frente a la idea de “plaga” a la que el primer ministro ingles David Cameron hace alusión, nosotros queremos hacer un retrato de las personas que emigran y la terrible injusticia que en Europa está cometiendo con ellos. En este caso, con ellas.

IMG_8125

Miles de inmigrantes subsaharianos atraviesan cada año Mauritania. Muchos son mujeres con sus hijos que se quedan atrapadas en el camino durante meses, o años porque las rutas hacia el Norte están bloqueadas. El problema de estas mujeres es que están en un país que legalmente les otorga derechos, pero que en la realidad se los quita. Un estudio de Alianza por la Solidaridad revela las barreras a las que decenas de miles de personas se enfrentan y plantea soluciones para acabar con su vulnerabilidad. La investigación, realizada por la ONG española Alianza por la Solidaridad junto con la Misión Católica (MC), se centró en la realidad de Nuadibú, una zona clásica de paso migratorio. En la ciudad se han registrado oficialmente 14.900 migrantes, si bien algunos estudios incrementan la cifra hasta 40.000. Cerca del 30% son mujeres, a menudo acompañadas por sus hijos. Casi todos llegaron a Nuadibú por razones culturales y lazos familiares, huyendo de conflictos en sus países o de la pobreza.

El estudio refleja cómo la legislación mauritana distingue entre extranjeros “privilegiados” y los desheredados. Estar en una u otra categoría depende de que tengas el dinero para conseguir una tarjeta de residencia, que cuesta unos 75 euros, una cantidad de la que muchos no disponen.

 

Lee más aquí.